miércoles, 19 de julio de 2017

el joven encanto del desorden


Yo tengo un gran respeto por el desorden. El juicio más serio que yo puedo hacer sobre mi trabajo es que está inacabado, y es lo inacabado lo que me atrae."
( Foto y texto Saul Leiter)

Siempre he creido que el orden es una decadencia de la vida. Y lo digo porque de repente me he vuelto casi tan ordenada como mi madre. Es difícil que un joven sea ordenado. Y si lo es, no es joven más que de edad. (partisana)

viernes, 14 de julio de 2017

los amigos son muy clasificables



Los amigos más callados nos sorprenden.
Creímos en los que nos son desleales, 
los que abandonamos se muestran y acercan,
y los que abandonamos mudos
nos aprietan emocionadamente al abrazarnos.
los amigos son un gran gran discurso excelente, nos hablan..

Otros callan
otros que no sirven para nada másque un café
y miran al reloj mientras mientras nos disolvemos explicándonos

Y finalmente son amigos,
si el corazón mantiene la esperanza

viernes, 7 de julio de 2017

violencia y amor akra khan y juliette binoche



Una de las mejores actrices del cine francés bila con uno de los mejores de la escena de la danza contemporánea. Un abelleza del a mor y el dolor.

jueves, 29 de junio de 2017

Vendo sueños por insomnio

"Vendo sueños con gusto a caramelo/ países raros, lentas maravillas/ ángeles que dan cine por el cielo/ y relámpagos para pesadillas" (de María Elena Walsh)


Me gustaría soñar, pero las noches son pesadillas por falta de sueño. Por la noche, es cuando el cerebro digiere y filtra metafóricamente la información, al igual que los intestinos", afirma. "Lo que el cerebro guarda es parte de quiénes somos". El sueño es como el sistema digestivo del cerebro.

(Y una obra de Walter Martin y Paloma Muñoz). 
Unos artistas que trabajan en los límites de lo inquietante, desde el lugar en los que los sueños están cercanos a la pesadilla y donde lo natural es una forma de artificio. Y queridos amigos desde hace mucho tiempo.

Tiempos nuevos, cosas viejas

La principal distinción filosófica entre los diversos tipos de estofados se da entre los que requieren alguna preparación inicial —freír o saltear o lo que sea— y los que no. En las relaciones, en el trabajo, en la vida estamos entre fritos y salteados. Y muchos totalmente crudos.

Lo mismo que para los estofados, también los diferentes tipos de seres humanos tienen dos posiblilidades, salteados o crudos. 
Vivimos tiempos en que la nueva cocina y la vieja vida se mezclan en un estilo compuesto- que diría una amiga mía-. Se entretejen las tramas, como en una larga sobremesa y se mezclan los valores y sabores de siempre con un halo de inmaterialidad transparente, en las que para hacer una tortilla simplemente, ya no se cascan los huevos. 

La vuelta a lo básico, es la respuesta. Vida sin distanciamientos elitistas, destreza en las mezclas, afán por no ocultar con nombre exóticos lo establecido, para así tapar la incongruencia de la sociedad moderna. La nueva cocina es síntoma de la vieja vida. Ocultar la verdad. 
(fotografía Julie Blackmon)

martes, 27 de junio de 2017

nadar sin saber



En mi tierno narcisismo, yo buscaba el remanente destrozado de mi propio yo, alguien proscrito, alguien salvaje, alguien que entendía lo que era ser diferente y podía entrar en mi jardín secreto y dejar el aterrador mundo de adultos y la realidad fuera. 

Ocurrio que lo encontré, pero tuve que abandonar el infantil mundo mío y quedarme helada en las afueras de una realidad que sí topó conmigo. Y en la que estaba con la piel al aire y sin el abrigo de ese núcleo familiar que acaba por protegerte. 

Cuando nadas hay que dejar la ropa en la orilla.



lunes, 26 de junio de 2017

saber ocupa mucho sitio





Lo que crees que sabes se mueve a la fila trasera detrás de lo que imaginas, que  se pone en cuclillas / en las esquinas.
Todo está arrinconado, porque lo que sabes te hace no más fuerte sino más débil. 
Y ves que lo que te enseñaron ya no sirve. Son otros tiempos más ligeros, más de espectáculo y no-ficción.

El saber se convierte en una carga muy pesada. Me jor no enterarte.